5 razones para hacerte un rejuvenecimiento facial con radiofrecuencia

Hemos oído hablar del rejuvenecimiento facial, y radiofrecuencia facial, pero es posible que no tengamos claro de lo que se trata.
"Técnicamente, la Radiofrecuencia produce un calentamiento del tejido graso, lo que incrementa la estimulación del Sistema Linfático y Arteriovenoso de dicho tejido, así como un calentamiento a nivel cutáneo por difusión del calor, mejorando la calidad de la piel y estimulando la creación de colágeno". 
Traducido a nuestro idioma: Es un tratamiento realizado en cabina, que consiste en transmitir calor sobre nuestra piel con un manípulo que va calentando las capas de la dermis en las que se encuentra el colágeno, estimulándolo y creando nuevo. 



¿Por qué la Radiofrecuencia?  Ahí van 5 razones:


  1. Es un tratamiento rápido y no invasivo 
  2. Es compatible con otros tratamientos, incluso se debería complementar con el láser IPL haciendo que el efecto perdure más en el tiempo.
  3. Mejora visiblemente la tersura y tono de la piel desde la primera sesión
  4. Al activar el propio colágeno de nuestra piel produce una regeneración de las fibras por lo que la mejoría es progresiva y se hace visible desde la primera sesión y mejora tras varias semanas de tratamiento
  5. Reafirma el rostro, levanta el arco de las cejas, tensa la piel y disminuye las arrugas
¿Qué te parece?
La verdad es que no es un tratamiento caro (aunque, como todo, depende del centro en el que te lo hagas), y n
o es nada molesto ya que tan solo notas un calorcito agradable durante la sesión.

El número de sesiones dependerá de la respuesta de la piel de cada persona y la profundidad de sus arrugas, pero se recomiendan entre 8-10 sesiones. El cambio visible ya se nota en las primeras semanas, pero además, al ser acumulativo, conforme el tiempo pasa, te verás mejor.

Además de sesiones de RF semanales, lo ideal sería, hacer una vez al mes un fotorejuvenecimiento facial con IPL para conseguir un efecto más duradero del tratamiento.

La verdad es que se nota y es uno de los tratamientos que trabajamos por los resultados tan buenos que se obtienen.




Rayos UVA con control

Sigue habiendo una falta de información muy grande con respecto al uso de las máquinas de rayos, debido en gran parte al mal uso que se le ha dado antes de que en 2002 se aprobara un Real Decreto en 2002, que regula la venta y utilización de estos aparatos.
Muchas peluquerías y centros de estética tuvieron que abandonar este servicio ante la imposibilidad de llevar el control de clientes, sesiones y tiempo de cada uno dependiendo de su fototipo, así como los mantenimientos de las máquinas que deben ser anuales, el control de la potencia de las lámparas y las inspecciones a las que estamos sometidos.



Para empezar, la maquina de Rayos debe estar registrada en la DGA (es como la matriculación). En ese momento ya debe pasar una revisión técnica anual, y una inspección de sanidad, que como todas inspecciones son sorpresa).

Desde este lado del mostrador, en SOlyMAS tenemos claro lo que tenemos: 4 maquinas de lámparas, que garantizan la misma intensidad de bronceado siempre en el mismo tiempo, y con tiempos de exposición personalizados, porque hay muchos tipos de piel, además de cuatro fototipos y muchas veces uno ya viene bronceado y hay que tenerlo en cuenta.

Yo, como cliente, iría a un centro de bronceado y:
1 . - Exigiría ver la máquina en cuestión, para comprobar que está en condiciones, que están todas las piezas atornilladas, no con cinta aislante (se ve de todo por ahí). 
Debes ver la pegatina de revisión técnica ANUAL y la ficha del OK
2 . - Desconfiaría de las sesiones en la que no se pueda regular el tiempo para mí.
3 . - Buscaría el certificado del curso formativo de la persona que está controlando los rayos porque debe estar a la vista del cliente. Si no hay una persona que me personaliza la sesión según cómo tengo hoy la piel... me iría corriendo.



Nosotras todo el año tomamos rayos. Unas más que otras (para gustos estás los colores), y no nos vamos a sabotear ni perjudicar a nosotras mismas. Confiamos en tener lo mejor,
En verano es un sufrimiento estar tumbado al sol, sudando, quemándote, para no saber si te estás pasando de vueltas o no.  
Nos aconsejan cuidar con el sol, darnos cremas, protegernos... pero en muchas ocasiones, todos hemos comprobado, que aun con protección, ya sea por el día, la hora, el lugar en el mundo en el que estés... nos hemos acabado quemando. Una pena.

En un centro de bronceado profesional, el bronceado está bajo control.

Reuniones eróticas o tupersex

Tanto si tenemos vida sexual como si no, cuando nos hablan de una reunión tupersex, en nuestra naturaleza está escandalizarnos, con esa mezcla de curiosidad y negación que bien conocerían en la edad media con la inquisición ;)

La primera vez que fuí a una casi me da un algo... entonces no tenían tanto boom los libros "hot", y por supuesto, a los sex shop ni se me ocurría asomarme (excepto para comprar diademas con penes para alguna despedida).  Lo pasé bien en la reunión, pero me sentí un poco extraña (¿qué hacía yo allí?)

Con el tiempo, y como la vida da tantas vueltas, entramos en el mundo de las maletas tupersex y llevamos un par de años haciendo reuniones puntuales y asesorando sobre los productos que llevamos en nuestra maleta, y lo pasamos fenomenal.


Resulta curioso lo heterogéneo que puede ser un grupo de amigas íntimas, porque aunque compartan sus problemas y sus alegrías... no todas comparten sus fantasías, o sus gustos en el sexo, y es fácil que una o dos se encuentren desubicadas como me pasó a mí en su día.

La discreción con la que llevamos a cabo las ventas (incluso en nuestro centro) o posibles consultas que nos hacen l@s client@s días después cuando lo comentan con su pareja, es lo que nos caracteriza y lo que hacen que se sientan cómod@s. Nadie tiene porqué saber qué guardas en tu dormitorio si tú no quieres.  Lubricantes, anillos, vibradores, aceites de masaje, artículos de bondage...un mundo a descubrir, que seguro que dará un giro a tu vida sexual, con o sin pareja.


Presoterapia ¿Qué es y en qué me puede ayudar?


¿EN QUÉ CONSISTE?
La presoterapia es un sistema de compresión controlada, que funciona con bombas de inflar.  Se realiza cubriendo las piernas y glúteos  con  unas botas o cobertores,  en las que hay cámaras de aire. Al insuflar aire dentro estas cámaras, las botas o cobertores se hinchan de forma controlada, y ejercen en una presión positiva y ascendente.


   ¿PARA QUÉ SIRVE?
Con esta presión estamos estimulando el sistema circulatorio y contribuyendo mediante a la activación del drenaje linfático a la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitisreduciendo a la vez tu volumen corporal en pocas semanas. 

La presoterapia es capaz de eliminar esa acumulación de grasa en el cuerpo mediante la estimulación física profunda.¿Cómo lo hace? Ejerce dos presiones, la primera, presión activa, rompe las acumulaciones de grasa y la segunda se encarga de hacer circular esa grasa para su desecho.

   contraindicaciones  
- Personas con problemas cardiacos y/o con marcapasos
Resultado de imagen de piernas pesadas-  Pacientes oncológicos 
-  Personas con trombosis venosa profunda
-  Personas con infecciones cutáneas en las piernas
-  En embarazadas no esta contraindicado siempre y cuando el tratamiento sea aconsejado y seguido por el ginecólogo.

   FRECUENCIA SESIONES
Para obtener los mejores resultados con la presoterapia, el número de las sesiones que se recomiendan van desde 8 hasta 15, en función de las necesidades individuales de cada uno. Un tratamiento de presoterapia estándar puede consistir en una tanda de 20 sesiones repartidas a razón de 2 por semana, pudiendose espaciar a una semanal tras las primeras sesiones. En SOLyMAS la sesión de Presoterapia cuesta 20€, y existen Bonos de 10 sesiones por 159€
    ADEMÁS...
La presoterapia puede ser complementada con envolturas de arcillas o algas marinas para desintoxicar, reafirmar, tonificar, mejorar la circulación y aumentar el drenaje linfático.
La sesiones de  presoterapia se suelen realizar sin producto alguno, simplemente con las dos botas o bien con productos específicos y la sensación de alivio y descanso es inmediata.


Peeling labial: Fundamental

En estos lares, el cierzo en enero es lo más normal del mundo. Aunque debo reconocer que cuando llega y se instala en nuestras vidas, deja de gustarme vivir aquí.
El aire cala los huesos y no hay manera de entrar en calor, pero donde más lo noto es en los labios. Todo el año cuidándolos con aceititos y cacao, para que llegue el cierzo y en diez minutos de reloj (y no exagero) ya ha logrado cortarlos. 
Y así, un día de viento tras otro, cuesta un mundo recuperarlos.
Esos molestos pellejillos que afean tanto y que por supuesto no dejan que el carmín quede en condiciones, es una visión habitual estos días en tierras mañas.

Así que... esta mañana he utilizado el Set Labial de MARY KAY.  

Alucinante.
Tres minutos. No he necesitado nada más.

Un masajito con el peeling, aclarar y poner bálsamo labial.  Al momento se quedan sensibles, pero debo reconocer que los pellejillos han desaparecido. Creo que deberé hacerme otro peeling mañana o en un par de días, porque aún queda piel sequita que no está agrietada y que debe seguir el proceso regenerarse.
Como me ha encantado el resultado y participo de mi alegría con vosotros.



El Set lo tenemos a la venta en SOLyMAS.
Por supuesto me he hecho foto para documentar todo esto.


Feliz año... ¡Felices 366 días!

Querido diario:

Ya hemos empezado el nuevo año, que seguro que es mucho mejor que el 2015, o por lo menos que no será peor. Desde luego, un año más, mi deseo es sacar más tiempo para mí misma, porque me lo merezco (y me lo merezco mucho)...pero a veces pienso que los mayas con su calendario o quienesquiera que adjudicaran 24 horas al día, se quedaron cortos, muuuy cortos. 
Seguro que ellos no tendrían tanto que hacer (jaja)  
En fin, haremos lo que podamos ¿no?

Mi deseo lo comparto con vosotros. Busquemos tiempo para que nos mimen, para dejarnos querer y para vivir la vida sin que nos consuma. 
Lo importante es querer buscar nuestros propios momentos. 
Yo quiero ¿y vosotros?

Desde SOLyMAS os deseamos lo mejor. ¡Felices 366 días!