Reuniones eróticas o tupersex

Tanto si tenemos vida sexual como si no, cuando nos hablan de una reunión tupersex, en nuestra naturaleza está escandalizarnos, con esa mezcla de curiosidad y negación que bien conocerían en la edad media con la inquisición ;)

La primera vez que fuí a una casi me da un algo... entonces no tenían tanto boom los libros "hot", y por supuesto, a los sex shop ni se me ocurría asomarme (excepto para comprar diademas con penes para alguna despedida).  Lo pasé bien en la reunión, pero me sentí un poco extraña (¿qué hacía yo allí?)

Con el tiempo, y como la vida da tantas vueltas, entramos en el mundo de las maletas tupersex y llevamos un par de años haciendo reuniones puntuales y asesorando sobre los productos que llevamos en nuestra maleta, y lo pasamos fenomenal.


Resulta curioso lo heterogéneo que puede ser un grupo de amigas íntimas, porque aunque compartan sus problemas y sus alegrías... no todas comparten sus fantasías, o sus gustos en el sexo, y es fácil que una o dos se encuentren desubicadas como me pasó a mí en su día.

La discreción con la que llevamos a cabo las ventas (incluso en nuestro centro) o posibles consultas que nos hacen l@s client@s días después cuando lo comentan con su pareja, es lo que nos caracteriza y lo que hacen que se sientan cómod@s. Nadie tiene porqué saber qué guardas en tu dormitorio si tú no quieres.  Lubricantes, anillos, vibradores, aceites de masaje, artículos de bondage...un mundo a descubrir, que seguro que dará un giro a tu vida sexual, con o sin pareja.